Banner_Estudiio_Grispo_blog

miércoles, 25 de julio de 2012

Reflexiones sobre el impacto de la nueva política cambiaria nacional en el mercado inmobiliario



A fines de octubre de 2011, con el dictado de la Resolución 3210 por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), empezó a delinearse un nuevo panorama cambiario en Argentina, estableciéndose el requisito de una autorización obligatoria previa del organismo fiscalizador como condición imprescindible para acceder a la compra de divisa extranjera.

A partir de entonces se ha establecido en nuestro país una línea progresivamente restrictiva respecto a la compra de moneda extranjera, y ello encuentra una nueva manifestación en la reciente Comunicación “A” 5318 del Banco Central, dictada con fecha 5 de julio de este año.

No puede soslayarse que la divisa extranjera ha tenido un lugar trascendental en el marco de la previsión y concreción de transacciones inmobiliarias. Es por ello que resulta evidente que las consecuencias derivadas de esta nueva política cambiaria gravitarán sensiblemente en este ramo de la actividad comercial, ejerciéndose una ostensible presión hacia la utilización del peso argentino como medio de pago en las operaciones inmobiliarias.

Una de las alternativas negociables que ha cobrado especial significación en los últimos tiempos, en el mercado inmobiliario, radica en la constitución de fideicomisos al costo. La creciente inscripción de estos fideicomisos ratifica su lugar destacado en la industria de la construcción en la actualidad, y la utilización de esta figura jurídica ha encontrado justificación, entre otros aspectos, en las facilidades que ha ofrecido en punto al financiamiento de emprendimientos inmobiliarios.

Este fenómeno no ha pasado inadvertido para el órgano fiscalizador, que ha aumentado los controles sobre los fideicomisos y que, particularmente, ha argumentado la necesidad de evitar maniobras de evasión impositiva.

Ahora bien, las medidas anteriormente referidas respecto a las severas restricciones a la compra de divisas y la nueva política cambiaria promovida en nuestro país limitan en forma ostensible la posibilidad de intervención en el mercado de divisas, lo cual repercutirá, claro está, en el planeamiento y desarrollo de negocios inmobiliarios y en las opciones de financiamiento de dichas transacciones.

En el contexto actual, el sector tendrá un desafío crucial, puesto que deberá encontrar alternativas viables para ajustar y adaptar los negocios inmobiliarios a la nueva situación económica y cambiaria, procurando mantener el nivel de la actividad y la inversión, sostener los índices de empleo y conservar el lugar preponderante que la construcción ha tenido en los últimos tiempos en nuestro país.

Dr. Gabriel Martinez Niell
Estudio Grispo & Asociados

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal